external image 09-529384.jpg
Escribir a vosa versión do mito:
PAULA GIL MARTÍNEZ. 2º bach E
Observaba Venus a Plutón en su inmunda soledad cuando tuvo la necesidad de encontrarle un alma afín con la que compartir la vida eterna en el reino de los muertos. decidió entonces encomendar a su hijo Cupido, dios del amor, la tarea de conquistar el sombrío corazón del dios del inframundo.
Plutón, una vez alcanzado por el poder de Cupido, emerge de la oscuridad con la pasión y el poder desmesurados, propios de un amor ciego que pronto encontraría víctima. Proserpina fue la inocente muchacha que este halló sobre la tierra, y encandilado por su belleza, decidió arrastrarla hacia su reino pese a la negativa de la joven.
Al desaparecer Proserpina, su madre Ceres, diosa de la agricultura, comienza a buscarla con desesperación en cada rincón de la tierra, pero sin resultado. Con el paso del tiempo y el aumento de la angustia por la pérdida de su hija, Ceres abandona la dedicación a los campos por lo que la tierra se vuelve árida e incapaz de producir.
Júpiter, que observaba cómo poco a poco se marchitaba y empobrecía el mundo, decide intervenir y manda a Mercurio para convencer a Plutón y así liberar a Proserpina. Plutón, que no estaba dispuesto a desprenderse de su esposa tan fácilmente, obliga a la muchacha a comer las semillas de una granada, fruta de la fidelidad, y así conseguir que repartiera su vida entre su madre y su esposo, compartiendo con cada uno seis meses del año.
Con esto, los meses de primavera y verano los pasaría con Ceres, haciendo que los campos germinan y florezcan, mientras que en otoño e invierno reinaría en el inframundo junto a su esposo.